Pastillas de caldo y concentrado de verduras naturales

En la actualidad uno de nuestros peores hábitos  es el consumo de alimentos procesados. Los altísimos contenidos de sodio, grasas y químicos impronunciables han transformado una experiencia que solía ser nutritiva en algo puramente artificial y hasta dañino. Entre los muchos aditivos químicos en nuestros alimentos se encuentra el glutamato monosódico (GMS), también conocido como el aditivo “umami”. El umami es uno de los cinco sabores básicos, junto con con el amargo, dulce, ácido y salado, se encuentra naturalmente en algunos alimentos como la carne, las espinacas y los champiñones, sin embargo el GMS es el resultado de un proceso químico.

En Estados Unidos es “Generalmente reconocido como seguro“, mientras que la Unión Europea lo clasifica como un aditivo alimentario, sin embargo, el consumo de alimentos con GMS se ha asociado con algunos síntomas y malestares.

¿Qué es?

El GMS es un aditivo que mejora el sabor de algunos alimentos procesados. Hace que las carnes procesadas y la comida congelada sepa más fresca, que los aderezos tengan un mejor sabor y le quita el sabor metálico a los alimentos enlatados.

En términos químicos el GMS contiene un 78% de ácido glutámico libre, 21% de sodio y hasta 1% de contaminantes. El GMS “engaña” a nuestro cuerpo haciéndonos creer que la comida sabe mejor, más sana y más rica en nutrientes.

¿Por qué debemos evitarlo?

El consumo de GMS puede causar dolores de cabeza, migrañas, espasmos musculares, nausea, alergias, anafilaxis, ataques epilépticos, depresión e irregularidades cardiacas. Ya que es una neurotoxina, daña el sistema nervioso y sobre-estimula a las neuronas llevándolas a un estado de agotamiento, y algunas de ellas eventualmente morirán como consecuencia de esta estimulación artificial. Además, consumir alimentos con GMS hace que los niveles de glutamato en la sangre sean más altos de lo que deberían ser, y si estos niveles se mantienen así, el glutamato se filtra al cerebro causando y contribuyendo a malestares físicos.

De acuerdo con la prestigiosa Clínica Mayo, el consumo de este aditivo se asocia a efectos secundarios tales como mareo, nausea, sudación, debilitamiento, taquicardia y dolor de pecho, entre otros. Y si bien se sigue utilizando masívamente en miles de alimentos procesados, la cantidad de reportes alrededor de sus efectos nocivos sigue creciendo.

Como no consumirlo:

Para evitar consumir GMS es imperativo consumir productos orgánicos y dejar de consumir alimentos procesados. Antes de comprar cualquier producto procesado (salsas, galletas, alimentos congelados y comida chatarra) lee las etiquetas, si tiene glutamato monosódico no lo compres. En ocasiones etiquetan al GMS de otra manera o es uno de los compuestos de: la proteína texturizada, el alimento para levadura, el concentrado de proteína de soya, la gelatina o el nutriente de levadura.

Los alimentos bajos en calorías o los que están enriquecidos con vitaminas, el almidón y jarabe de maíz, el jarabe de arroz y la leche en polvo, también contienen rastros de GMS.

Las pastillas de caldo también tienen una buena proporción de GMS.

Lee también las etiquetas de productos no-alimenticios. Algunos cosméticos, jabones, acondicionadores y champús también contienen pequeñas cantidades de este nocivo producto.

Aquí os dejo una forma sana y natural de dar sabor a las comidas, ya que al prepararlo nosotros sabemos exactamente todos los ingredientes que lleva y nos ahorramos todos esos conservantes que llevan las pastillas industriales.

CALDO DE VERDURAS

caldo-en-cubos

Ingredientes

  • 1 litro de agua
  • 20 gr. de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharadita de sal gorda
  • 2 o 3 clavos de especia
  • Unas bolitas de pimienta negra
  • 1/2 cucharadita de cúcuma
  • 1/2 cucharadita de Jengibre
  • 1 hoja de laurel
  • 2 ajos
  • 1 zanahoria
  • 1 rama de apio
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • Unos trocitos de alga kombu (opcional)

Preparación

Pelar y lavar las verduras y cortarlas en trozos grandes.

En la olla expres se introducen todos los ingredientes con 2 puntos de presión durante 8 minutos.

Si no disponemos de olla rápida, en una olla convencional llevamos el agua a ebullición y mantenemos a fuego bajo con el resto de ingredientes. Se deja aproximadamente 30 minutos (hasta que las verduras están tiernas).

Colar el líquido que podemos reservar para aprovecharlo en la comida del día.

Trituramos las verduras coladas con la batidora. Preparamos las cubiteras de hacer hielo cubriéndolas con film transparente. Vertemos las verduras en las cubiteras, cubrimos con papel de aluminio. Dejamos enfriar, para después, introducimos los recipientes en el congelador. (Es importante no introducir alimentos calientes en el congelador, pues evitamos así innecesario consumo de energía).

Cuando estén los cubitos solidificados podemos desmoldarlo y guardar las pastillas de caldo vegetal separadas en bolsitas en el congelador.

Comentarios a la receta

Los cubitos son bajos en grasas y muy saludables. Puedes usarlos para hacer salsas, sopas, etc. Como cualquier caldo comercial.
CONCENTRADO DE VERDURAS

p1050038-e1426806274420

Este concentrado es para sustituir a las pastillas de caldo y se añade una cucharadita por litro de agua.

Se puede guardar en el congelador, al llevar gran contenido de sal no se pone duro y se pueden sacar cucharadas cada vez que se necesiten.

INGREDIENTES

1 tomate.

-3 zanahorias.

-6 dientes de ajo.

-Un poco de perejil.

-2 pimientos.

-Un puñado de judías verdes.

-15 gr. de aceite de oliva.

-1 hoja de laurel.

-15 gr. de sal.

PREPARACIÓN

1-     Triturar bien todas las verduras.

2-     Los echamos en una olla y añadimos el aceite, el laurel y la sal.

3-     Lo dejamos treinta minutos a fuego lento, removiendo continuamente.

4-     Quitamos la hoja de laurel y trituramos.

Con esto nos ahorraremos el estar metiéndonos en el cuerpo sustancias para nada naturales y con efectos secundarios.

Anuncios

Croquetas de mijo y espinacas

12 Unidades.

Ingredientes
-250 gr. de mijo.
-100 gr. de espinacas.
-1 o 2 cebollas.
-2 dientes de ajo.
-sal marina.
-hiervas provenzales.
-pan rallado.
-aceite de oliva.

Preparación
1- Limpiar el mijo bajo el grifo y en una olla poner agua a hervir para cocerlo ( unos 15-20 minutos). Debe quedar bastante pasado para así poder manejar la masa de las croquetas.

2- Una vez cocido, escurrir un poco y dejar enfriar en una fuente.

3- Mientras, preparar el sofrito de cebolla,y espinacas. Pelar y picar las cebollas y los dientes de ajo.

4- Rehogar en una sartén con un poco de aceite de oliva.

5- Cuando la cebolla esté tierna añadir las espinacas y dejar reducir, incorporar una pizca de sal y las hierbas provenzales.

6- Cuando los ingredientes estén bien cocidos, apagar el fuego y dejar enfriar.
Mezclar el mijo con la espinacas y dar forma a las croquetas.

7- Pasar por el pan rallado y freir en abundante aceite caliente.

Vegan fest 2016

 

Ya tenemos fecha para el vegan fest de este año.

El motivo de este festival es dar a conocer el veganismo, informar a la gente del maltrato animal, de la sociedad especista en la que vivimos y cómo y por que debemos cambiarlo y erradicarlo.
Por eso, en el festival han invitado a muchas personalidades que nos pueden hablar de ello desde muchas perspectivas distintas. Pero también habrán decenas de puestos de asociaciones que cada dia hacen una labor encomiable. Un trabajo que no se ve y a veces no se valora. Difundir el veganismo, salvar vidas, darle dignidad a los animales, buscarles un hogar, proteger la naturaleza, eso tiene mucho merito y es lo conlleva tiempo y desgraciadamente, dinero, el cual no poseen, ya que  funcionan a base de donativos, venta de objetos, mercadillos, etc.
El mito de “comelechugas” es para los cerrados de mente.
¿Que vegetariano o vegano se limita a comer hoja verde y tomate a estas alturas? ¿Acaso no tenemos una alimentación variada? ¿Nos privamos de algo? ¿No nos hemos vuelto unas cracks en la cocina?
Evidentemente las verduras, las frutas, los cereales, las legumbres… son la base de nuestra alimentación, pero también muchos de nosotros comemos, hamburguesas, buenas pizzas, fajitas, arroces, guisos incluso calamares y bocatas de tortilla.
Nos encanta comer sin sufrimiento. Nos gusta comer sabroso.
Este año el lema es “Ya se les pasará la tontería. Decian”

¿Os imagináis que hubiera sido de la historia si todas aquellas personas que la marcaron hubieran hecho caso a los que les tachaban de locos? La ciencia, la sociedad, la tecnología, … el ahora no existiría tal y como lo conocemos. Por eso…

Nunca dejéis de perseguir un sueño.
Nunca dejéis de luchar por vuestros ideales.
Nunca dejéis que nadie os diga que algo es imposible.

GO VEGAN!

Arroz integral con verduras al curry

 

20160816_082307

Durante mis caminatas matinales suelo pasar por estos campos de alcachofas, cada día puedo ver como van creciendo, hace unos años estos terrenos estaban yermos ahora tienen mas vida. Aunque como veréis no es época de alcachofas os comparto esta receta para cuando comiencen a aparecer en los mercados. Os aconsejo comprar la fruta y la verdura de temporada y al ser posible de lo mas cerca posible a vuestro lugar de residencia.

ARROZ INTEGRAL CON VERDURAS AL CURRY

IMG-20141117-WA0000

 

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS

Una cabeza de ajos entera,

300 grs de arroz integral,

250 grs de habas sin desgranar,

cuatro alcachofas grandes,

300 grs de flores de brécol,

una cebolla,

aceite de oliva virgen extra,

agua,

dos cucharaditas de curry y sal.

ELABORACIÓN

La proporción de agua y arroz es de dos veces y media de agua por cada medida de arroz. En una cazuela ponemos un chorreón de aceite a calentar y cuando tenga buena temperatura añadimos a la cazuela la cabeza de ajos cortada en dos mitades y dejamos que se vaya haciendo, cuidando que no se queme.

Ponemos el agua a calentar en un cazo.

Cortamos la cebolla toscamente en trozos grandes, desgranamos la habas, eliminamos las hojas exteriores de las alcachofas y las cortamos en cuatro mitades cada una, separamos las flores de brécol y añadimos todas las verduras a la cazuela.

Mezclamos y dejamos que se hagan hasta que la cebolla esté un poco transparente. Entonces añadimos dos cucharaditas de curry en polvo y dejamos que rehogue unos minutos. Una vez rehogado el curry añadimos el arroz, revolvemos, salamos y dejamos al fuego cinco minutos.

Añadimos el agua caliente en la proporción antes mencionada y dejamos cocer 30 minutos a cazuela tapada. Pasado ese tiempo, dejamos cocer otros 10 minutos sin tapa y rectificamos de sal.

Dhal de lentejas rojas

Excelente guiso hindú a base de lentejas rojas.

20160803_141131

Ingredientes

·        – 1 taza de lentejas rojas

·        – 1 tomate grande

·        – medio pimiento rojo

·        – 1 zanahoria grande

·        – 1 cebolla

·        – 2 dientes de ajo

·        – 1 trozo de jengibre fresco

·        – 1 trozo de cúrcuma fresco

·        – 4-5 cucharadas de leche de coco

·        – media cucharadita de curry

·        – media cucharadita de comino molido

·        – media cucharadita de cúrcuma molida

·        – una pizca de pimienta negra

·        – una pizca de sal

·        – agua mineral

·        – aceite de oliva o aceite de coco

·        – cilantro fresco

·        – un chorrito de zumo de limón (opcional)

Instrucciones

Poner en el vaso de la picadora todas las verduras, previamente lavadas y peladas, las que sea necesario, el ajo, el jengibre y la cúrcuma y lo picamos todo en trocitos muy pequeños.

Acto seguido en una sartén añadiremos un poquito de aceite de oliva o de coco y agregaremos las verduras picadas y las saltearemos durante unos 5 minutos con un poquito de sal y el resto de las especias molidas (comino, curry, cúrcuma y pimienta molida).

Pasados estos minutos, añadiremos las lentejas rojas y una buena cantidad de agua, que cubra bien todos los ingredientes y que habremos hervido previamente. debemos cocinarlas durante unos 25 minutos y siempre que veamos que las lentejas ya han absorbido toda el agua podemos añadirle un poco más, aunque no demasiado. es mejor ir añadiendo el agua poco a poco para no pasarnos de la cantidad, que agregar mucho y que luego no nos queden con la textura idónea.

Para finalizar, añadiremos las cucharadas de leche de coco y la removeremos bien para que se integre con el resto de ingredientes. luego picaremos unas hojitas de cilantro fresco y agregaremos el dhal a un plato y por encima pondremos el cilantro y si nos apetece unas gotitas de zumo de limón.

Antes de servir, os recomiendo probarlo para saber si tenéis que añadirle un poquito más de algún ingrediente como la sal, el curry… ¡¡¡¡ y a disfrutar!!!!

 

Comer con las manos

 

comer_manos_blog_1

Un gran amigo de Facebook, me ha compartido esta reflexión y no voy a dejar la oportunidad de compartirla con todos.

Tenemos que empezar hacernos conscientes que somos un manantial de energía, que no solo recibe, si no que también emite y que esa energía que emitimos deja su impronta en aquello que trabajamos o que consumimos. Una de las cosas que provocaron la desconexión de la energía alimento de nosotros, fue a partir de la utilización de herramientas metálicas (cubiertos) para alimentarnos. Al eliminar el contacto con las manos evitaron que transmutáramos por contacto, los alimentos que consumíamos. Con la utilización de cubiertos metálicos o de plástico, no solo se evita el contacto con el alimento, si no que se evita que imprimamos con nuestra energía y trasmutemos ese alimento con nuestra impronta adecuándolo a nosotros y propiciando una mejor asimilación.

images

En oriente por el contrario, se usan herramientas de madera (palillos) que propician que fluya nuestra energía a través de ellos y mejorar el estado energético de ese alimento adecuándose automáticamente a nuestra polaridad. Algo que elimina cualquier tipo de escepticismo, es que los niños no precisan aprender a comer si lo hacen con las manos, ellos instintivamente usaran sus manos para llevarse el alimento a la boca y les costara adaptarse a la costumbre de usar herramientas para comer, algún demagogo tabernario dirá que ese instinto nos viene de cuando éramos monos… los que fueran monos, claro.

images (1)

El caso, es que introducimos energías en nuestro organismo, sin haberlas transmutado y adaptado a nuestra frecuencia previamente, ya sea a través del alimento, los líquidos o el aire, estamos siendo acosados constantemente por formas de energía incompatibles con nuestra frecuencia vibracional, lo que nos agota y nos termina enfermando.

images (2)

Estas energías densas y negativas no nos perjudicarían tanto si aprendiéramos a transmutarlas y adaptarlas a nuestra frecuencia vibracional. Nuestras emociones, son emitidas y recogidas por formas de energía material y transformadas por contacto por nuestra frecuencia energética, no quiero decir que comamos con las manos, esto socialmente no esta aceptado y acabaría por causarnos algún que otro problema, pero podemos etiquetar la comida o el recipiente donde tengamos el agua, podemos aplicar un sentimiento positivo antes de su consumo o cubrir ligeramente el plato con nuestras manos e inyectar nuestra energía en el. Tu intuición te dirá cual es la forma correcta y el modo por el cual operar a la hora de consumir energía.